Alergias


¿Qué es una alergia?

La alergia es una reacción que el organismo genera en defensa contra sustancias extrañas (alérgenos) que penetran al cuerpo. Los alimentos y medicamentos entran a través de la vía oral; mientras que polvos, gases, líquidos lo hacen por vía respiratoria.

También mediante el contacto directo con la piel o por picadura se absorben diversas sustancias extrañas, todas capaces de producir una reacción en el organismo.

Cada organismo tiene un sistema de defensa denominado “el sistema inmune”. Este sistema se encarga de reconocer y neutralizar las sustancias extrañas.

En el caso de las personas no alérgicas el sistema inmune neutraliza las sustancias extrañas sin tener manifestaciones o consecuencias. Cuando el sistema inmune no puede reconocer o neutralizar las sustancias alergenas las personas presentan síntomas alérgicos

¿Cuáles son las causas de las alergias?

En las personas con predisposición a desarrollar alergias, el contacto con el alergeno puede causar la reacción y ésta puede ser a: alimentos, medicamentos, polvo, polen, hongos, caspa, pelo de animales, sustancias químicas, y picaduras de insectos.

Algunas de estas manifestaciones se hacen especialmente frecuentes en determinada época de año y se conocen como alergia estacional.

Las alergias por alimentos o medicamentos son una respuesta exagerada del organismo, desencadenada por la ingesta de algunos alimentos (típicamente huevos, cacahuate, leche o algún otro alimento específico) o medicamentos (antibióticos o analgésicos, con más frecuencia), aun cuando puede ser a cualquier otro tipo de medicamento.

Una alergia alimentaria frecuentemente se inicia en la infancia cuando el sistema inmune aún no está maduro, pero puede comenzar a cualquier edad. Afortunadamente, los niños a los que se les evita el consumo de estos alimentos frecuentemente pueden superar las alergias a la leche, la soya, el huevo y el trigo para cuando tienen 5 años de edad.

La alergia al cacahuate, las nueces y los mariscos tienden a ser de por vida. En los niños mayores y en los adultos, las alergias más comunes a los alimentos son a: pescado, cacahuate, mariscos y nueces.

Los síntomas pueden comenzar de inmediato o bien al cabo de 2 horas después de ingerir o estar en contacto con el causante de la alergia.

Si usted presenta síntomas poco después de consumir o exponerse un determinado alergeno, es posible que tenga una alergia alimentaria.

Algunas veces, se pueden emplear pruebas cutáneas o exámenes de sangre para confirmar que usted tiene una alergia. Sin embargo, no existe ningún criterio bien aceptado para diagnosticar las alergias.

Con las dietas de eliminación, usted evita la ingesta del alimento sospechoso hasta que desaparezcan los síntomas y luego se reintroduce el alimento para observar si se presenta la reacción alérgica (esto sólo debe hacerlo bajo la supervisión de su médico).

Manifestaciones de la alergia

La alergia puede manifestarse en diversas partes del cuerpo; o en la piel (como urticaria, dermatitis ó inflamación en la piel). Las quemaduras solares, también pueden provocar manifestaciones alérgicas.

Las manifestaciones pueden ser tan variadas como inflamación de garganta, comezón en nariz y garganta, estornudos frecuentes, escurrimiento nasal. También pueden presentar comezón en piel y presencia de ronchas.

En una alergia por alimentos, por ejemplo, se puede presentar dificultad para deglutir o respirar, vómito y náusea, incluso inflamación de párpados, cara, labios y lengua.

En las reacciones severas, usted puede tener presión arterial baja y obstrucción de las vías respiratorias.

Tratamiento de la alergia

En general se trata de aliviar los síntomas y se utilizan medicamentos conocidos como antihistamínicos, ya sea por vía oral o tópica (aplicación en piel).

Luego el tratamiento preventivo y finalmente al encontrar la causa de la alergia, el tratamiento etiológico (específico de la causa de alergia), en el que debe evitarse el contacto con el alérgeno (agente o producto que origina la alergia) y acudir al médico alergólogo quien podrá elaborar la vacuna correspondiente.

Prevención

En el bebé la lactancia materna puede ayudar a prevenir las alergias por alimentos pero no a medicamentos. Además de esto, no hay una forma conocida de prevenir las alergias alimentarias, excepto demorar la introducción de alimentos que frecuentemente son causantes de alergias en los bebés hasta que el tracto gastrointestinal haya tenido la posibilidad de madurar. El momento adecuado para esto varía de un alimento a otro como así también de un bebé a otro.

El único tratamiento comprobado para la alergia alimentaria es evitar la ingestión del alimento específico que provocó la reacción alérgica. No se ha demostrado claramente que otros tratamientos, incluyendo vacunas antialérgicas y los probióticos, ayuden con las alergias alimentarias.

Si usted sospecha que usted o su hijo tiene alergia a un alimento o medicamento, consulte a su médico. Si tiene síntomas únicamente en un área del cuerpo (por ejemplo, una roncha en el mentón después de comer el alimento específico), es posible que no se requiera ningún tratamiento y los síntomas probablemente desaparecerán en poco tiempo.

Los antihistamínicos administrados por vía oral, tópica o dérmica pueden aliviar las molestias y síntomas de las alergias. Productos como Andantol® en su presentación de Jalea al aplicarse en piel, elimina los síntomas alérgicos como la comezón; mientras que Andantol® Jarabe al ser administrados por vía oral, eliminan la urticaria, comezón, estornudos, ojos llorosos y cosquilleo en nariz y garganta (que aparecen también como síntomas de alergias).

En relación a medicamentos, cuando se utiliza solo uno el médico puede relacionarlo con facilidad a la reacción alérgica. Si la persona toma más de un medicamento, será necesario que el especialista en alergias determine cuál o cuáles son los medicamentos que provocaron la reacción.

El tratamiento debe ser individual para cada paciente.

Consulte de inmediato con un médico u hospital, si sufre cualquier reacción grave o generalizada en el cuerpo (particularmente dificultad u obstrucción respiratoria) después de consumir un alimento o medicamento.

ejemplo